¿Es una necesidad, es un deseo o es un capricho?

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mt. 6:25

Conocer a Dios como mi proveedor ha sido un gran privilegio, en los momentos más difíciles de mi vida, cuando parece que no veo la luz, Mi padre celestial siempre ha derramado sobre mi vida su bendición, han sido momentos de prueba donde mi fe en El ha aumentado, ya que es el tiempo donde veo como su mano se mueve en mi favor, aun cuando yo no he sido sabia, El ha mostrado su misericordia para conmigo.

Acababa de tener a mi segundo hijo en el año de 1996, cuando el primer mes ya no-tenia dinero, me había gastado el dinero que mi esposo me dio, reconozco que no administre bien porque confiaba que mi jefe me pagaría lo que me debía de mi sueldo, recuerdo que mi esposo me dio la quincena y solo se quedo con $100.00 y yo estaba segura de que me darían el dinero, compre cosas que aun no necesitaba, mi bebe estaba recién nacido y le compre una silla para niño ¿necesitaba eso en ese momento? Claro que no, pero la compre y así varias cosas que realmente no necesitaba, Finalmente llegamos al fin de semana y no tenia respuesta del pago, así que el domingo por la mañana ya no quedaba nada en la alacena y dije “lo bueno es que mi esposo trae cien pesos”, así que le hice una lista para comprar comida, se la lleve y le dije puedes ir al súper, me dijo si pero dame del dinero que te di, le dije ya no lo tengo, mejor cómpralo del dinero que tu tienes, me comento que había comprado un libro por lo que solo le quedaron 20.00, era domingo por la mañana y subí a mi habitación y estuve platicando con Dios, le dije "Padre perdóname por gastarme el dinero y no ser sabia, perdóname por poner mi confianza en la persona que me iba a pagar y no en ti, pero tu sabes Señor que no me gaste el dinero ni en vicios ni en jugadas, me lo gaste en mi hijo, ayúdanos porque no tenemos para comer, y recuerdo muy bien la contestación de Dios “tienes 20 pesos, con eso puedes comprar un kilo de fríjol, un kilo de huevos y un kilo de tortillas, eres rica ¿no te has dado cuenta? Cuanta gente no tiene ni para una tortilla y tu tienes para un kilo! Le dije si es cierto Padre, gracias por tu provisión, me levante y le dije a mi esposo “Amor puedes ir a comprar con el dinero tortillas, frijoles y huevo, somos ricos, gracias a Dios”.

Al siguiente día mi esposo se fue a trabajar y yo me quede en la casa y comencé a orar a Dios, le dije “Padre tu palabra dice que tu tienes cuidado de las aves del cielo y las alimentas, tienes cuidado de las flores del campo y las vistes, cuanto más no vas a cuidar de nosotros que somos tus hijos, danos el pan de este día, te lo pido en el nombre de tu hijo amado Jesucristo”, en eso que estaba orando, tocaron a la puerta, me levante y fui a checar, era el chofer de Don Manuel, el papa de mi exjefe, Don Manuel se entero de que acababa de tener a mi hijo así que me envió un sobre de regalo con la cantidad de $100.00, yo se que fue Dios el que puso en su corazón él enviarme ese dinero, porque Dios es el que pone el querer como el hacer en las personas. Al mediodía llego mi esposo a comer, nunca se me va a olvidar su expresión “Aquí no huele a huevo”, claro que no olía a huevo, Dios ya había provisto, ya había mandado el mana de ese día, le pude hacer carne, arroz y frijoles, le comente como al estar orando Dios hizo un milagro.

Por la tarde eran las 6:00 de la tarde y estaba en mi casa viendo un programa de Cristina, en ese programa estaban homosexuales y lesbianas. En el programa estaban comentando las posibles causas por las cuales ellos eran así, pero lo que más me llamo la atención fue el testimonio publico de un ex homosexual y una ex lesbiana que decían como Jesucristo llego a sus vidas y los hizo nuevas criaturas, había cambiado su corazón endurecido, por un corazón de carne, había transformado sus vidas de una manera especial que ya cada uno había hecho su vida normal, se habían casado y tenían hijos, cuando yo estaba viendo eso mi corazón se quebranto, apague la tele y me puse a orar, le dije "Padre tu cambiaste la vida y el corazón de esas 2 personas, tu me estas cambiando a mi, y se que tu vives y que cambias las vidas y las haces nuevas, yo te ruego que Tu muevas el corazón de mi jefe para que me pague, quites el corazón endurecido que tiene y muévelo a misericordia, tu sabes que él me debe ese dinero y que lo necesito, toca su corazón, te lo pido en el nombre de Jesús, amen."

Al siguiente día me habla la secretaria de la oficina y me dice “Ale te hablo para decirte que ya tengo tu pago y que puede pasar tu esposo a la hora que guste, ayer como a las 6:00 de la tarde, nuestro Jefe se había ido rumbo al aeropuerto para salir al DF, pero se acordó que te debía ese dinero y se regreso a firmarme el cheque” Gloria a Dios, mi Padre me escucho nuevamente!

Mujer con Visión y Poder, Dios es Jehová Jireh, Jehová mi proveedor, el siempre es el mismo de ayer, hoy y siempre, en cualquier necesidad que estés pasando recuerda lo que Jesucristo dijo “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Dios te de del rocio de la mañana
Alejandrina Lopez

Entradas populares