Suelta el costal..... descansa en Dios




Salmo 55:22"Echa sobre el Señor tus cargas y él te sustentará."




El rey David experimentó por sí mismo la necesidad de buscar la ayuda de Dios en momentos difíciles de su vida, y experimentó también el precioso resultado que se obtiene al dar este paso de fe. "Echar" es "soltar algo de manera que pase de un lugar a otro". Muchas veces entendemos la primera parte, venimos a Dios, pero no echamos sobre él todas nuestras cargas. Por falta de fe, nos resistimos a "soltar" todo el control de la situación y preferimos continuar llevando esas cargas sobre nosotros, como si Dios necesitara de nuestra ayuda.Se cuenta de un hombre que estaba parado en la carretera con un bulto en la cabeza, pidiendo que le dieran transportación. Finalmente alguien en un camión se detuvo, y el hombre subió a la parte de atrás. Sin embargo continúo llevando el bulto sobre su cabeza en lugar de ponerlo en el piso del camión. Muchas veces esto nos sucede a nosotros en el aspecto espiritual, y por eso continuamos cargados.Jesús nos invita a venir a él en busca de ayuda y descanso. En Mateo 11:28-30 nos dice: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga."En este pasaje encontramos tres aspectos muy importantes:

Humildad

Jesús dice, "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar." Esta es una promesa condicional. El descanso viene sólo después de que vamos al Señor. Esto requiere humildad, primero al reconocer nuestra incapacidad para llevar todas nuestras cargas y segundo al aceptar la invitación del Señor y venir hasta él en busca de su ayuda. Muestra que estamos listos para recibir la solución de Dios en vez de intentar elaborar la nuestra propia.

Sumisión

"Llevad mi yugo sobre vosotros..."Cuando un campesino coloca el yugo sobre dos bueyes está tratando de lograr dos cosas: repartir la carga del trabajo entre los dos y además asegurarse de que el menos experimentado de los dos bueyes se someta a la dirección del más experimentado el cual ya conoce el camino a seguir. Jesús no solamente nos ofrece ayudarnos a llevar nuestras cargas sino que nos exhorta a dejarnos guiar por él que conoce perfectamente el camino que lleva a la victoria.

Confianza

"y hallaréis descanso para vuestras almas..."Cuando confiamos en el Señor, cuando creemos sus promesas nos resulta fácil sometemos a su dirección y a su cuidado y dejamos de insistir en nuestra independencia. No podemos decir: "Señor, te dejo esta carga" y luego vivir como si pensáramos que Dios tiene derecho sólo a ciertas áreas de nuestra vida.¿Crees que el Señor te dará el descanso? ¿Crees que su yugo es fácil y su carga es ligera? Entonces confía plenamente en él, echa sobre él todas tus cargas, somete a él todas las áreas de tu vida... y disfruta del descanso que él te ofrece.




ORACION:Querido Padre celestial, hoy vengo a ti trayendo todas mis cargas. Necesito el descanso que sólo tú me puedes dar. Te doy gracias por tu sustento, por tu amor y tu misericordia. En el nombre de Jesús, Amén
Vicky Pando

Entradas populares